Puente Romano o de Cal y Canto

Localizado al noreste de nuestra localidad, se sitúa en el término municipal de Mediana de Voltoya, próximo a la carretera N-110, a la altura del punto kilométrico 240. Sus coordenadas UTM (datum ETRS89) son: 30T 369938.86, 4508225.17 y su altitud sobre el nivel medio del mar es de 1.087 m.

Se trata de un puente de piedra de un solo arco de medio punto, cuya restauración se acometió en el año 2007, ya que se encontraba dañado por el paso del tiempo en diferentes partes, situándose las más significativas en su lado norte, concretamente en el pavimento del mismo. Junto al mismo podemos observar la localización de otros dos puentes, uno, para la N-110, que dejó aislado el del siglo XIX que se venía utilizando hasta hace unos 10 años, y otros dos para la Autovía AP-51 que une Ávila con Villacastín desde la AP-6 (Autopista del Noroeste).

Puente Romano despues de la restauración

La superficie total pavimentada del puente es aproximadamente de unos 124’06 m2. La altura del mismo desde el nivel máximo estimado del agua hasta el punto más alto, situado en la zona central del puente, es de unos 7 m.

Antes del puente, si venimos desde Ávila, se conservan varias decenas de metros de una vía, muy bien planteada y lastricada consistentemente tanto en roca natural como en granito en losa. Pasado el puente la calzada se pierde rápidamente, aunque se observa cómo tuerce hacia la izquierda para cruzar en tiempos el actual trazado de la N-110 hacia el extremo del puente más moderno sobre el que se asienta esta carretera. Las fuentes acerca de las diferentes vías de comunicación y las obras públicas realizadas en las mismas en la provincia de Ávila en época antigua con mas bien escasas, y se reducen a fuentes históricas, o referentes a la descripción de paisajes, es decir, geográficas. Además se debe mencionar la ausencia de miliarios, hitos de longitud, etc. No queriendo decir con este que la llamada “Calzadilla del Puente de Piedra” donde se localiza nuestro puente no existiera ya en época romana como un  camino de paso zonal.

mediana-de-voltoya-calzada
Vista de la calzada que lleva al puente.

El arco del puente tiene un diámetro aproximado de 12 m. situándose a esa distancia los puntos de apoyo del citado arco; los sillares labrados que conforman este arco de medio punto son de unos 70 cm. de espesor. Mientras tanto en ancho del puente en la clave es de 3’80 m. Al observar el puente a simple vista se pueden apreciar dos tipos de fábricas bien diferenciados, uno compuesto por sillares de granito labrados y de gran tamaño (1 x 70 m. aprox.) y otro compuesto por piedras de diferentes tamaños colocadas a espejo; lo que nos indica que el puente ha debido sufrir diferentes reformas a lo largo de la historia; además la calzada de acceso al mismo es también de diferentes tipos; mientras que en la parte central del puente se trata de un suelo de losas graníticas, a la salida del mismo y a ambos lados nos encontramos con un suelo de cantos de río de diferentes tamaños encachados formando cajones rectangulares de unos 1’5 m. de largo por 1m. de ancho, que a su vez están rellenos también de los citados cantos.

Si lo visitamos nos encontraremos ante un lugar de paso que debe haber estado en uso durante toda la historia, en el que podremos observar un puente que contiene elementos y características que podrían hacer que se considere un puente de cronología romana, como es su forma de construcción mediante sillares graníticos labrados de gran tamaño que forman un arco de medio punto y la propia utilización de este como forma de construcción; pero a su vez la existencia de otro tipo de fábrica realizada mediante la colocación a espejo de piedras de diferentes tamaños, de cronología típicamente medieval.